Inteligente Discurso deObama

Obama dijo: "Nos alienta que el presidente Rouhani haya recibido del pueblo iraní el mandato de seguir un curso más moderado dado su compromiso en llegar a un acuerdo. Le pido a John Kerry buscar este objetivo junto con el gobierno iraní, en coordinación con otros".

Eso fue un avance importante, considerando las tres últimas décadas de historia entre estos dos países.

Fue un acontecimiento importante. Y Obama señaló que habían oído las palabras de aliento de parte del líder supremo de Irán y del presidente. También correspondió al hablar sobre cómo quería tratar a Irán con respeto mutuo. Esta es una frase que los iraníes han utilizado a menudo. Creo que fue elegida cuidadosamente por el presidente estadounidense.

Los iraníes han dicho muchas veces ‘queremos que nos traten con respeto’. Han dicho: no nos gusta la idea de que nos digan, por ejemplo, que hay zanahorias y garrotes o premios y castigos como parte de la política hacia ellos. No somos un animal. Somos una gran nación.

Así que Obama trató, me pareció, reflejar el tipo de lenguaje que los iraníes quieren oír, el que les da un poco de respeto.

Lo que me llamó la atención fue que no era un discurso diseñado para los titulares. Lo mencionado fueron las partes que hicieron noticia, pero en general fue realmente Obama utilizó el púlpito de las Naciones Unidas para educar a la gente sobre cuál es la política de Estados Unidos y cuáles son sus intereses, en particular sobre Oriente Medio. Lo dijo en forma metódica, reconociendo la crítica, recordando a la gente por qué Estados Unidos había hecho ciertas cosas en Egipto y hecho ciertas cosas en Libia.

Y en ese sentido, Obama más o menos tomó el papel que a menudo se ha asumido como una especie de "explicador en jefe", y lo hizo muy bien. Pienso que fue un discurso muy inteligente. Expuso el trabajo de campo.

También nos recordó que el presidente Obama en realidad tiene una agenda bastante ambiciosa. Hay que pensar en las tres cosas de las habló en realidad: Siria, Irán y el proceso de paz en Oriente Medio.

Siria es una crisis lanzada sobre su administración y sobre el mundo. Pero las otras dos fueron opciones hechas por la administración Obama para conseguir algún tipo de avance diplomático con Irán y tratar de resolver el proceso de paz árabe-israelí. Si hay movimiento en los tres frentes, tal vez de hecho va a terminar mereciendo el premio Nobel de la Paz que le fue concedido.

Una gran cantidad de analistas estadounidenses han sugerido que, si hay un gran avance —potencialmente en este momento el gran avance podría ser entre EE.UU. e Irán—, las sanciones internacionales lideradas por EE.UU. realmente han hecho mella en la vida de la gente de Irán, y tal vez eso va a ser un factor importante al convencer al pueblo iraní y al presidente Rouhani de que tal vez es hora de un cambio.

No hay duda de que eso ha jugado un papel muy importante. La Casa Blanca hizo un estudio interno en el que trató de comprender el comportamiento de Irán en los últimos 30 años, y encontró que los iraníes cambiaron y son más conciliadores. Pero casi siempre era en realidad un comportamiento racional cuando se enfrentaban a la presión.

Y así Estados Unidos armó un impresionante conjunto internacional de sanciones. Es por eso que llevó el tema ante la ONU. Pero este es el giro: las sanciones se han puesto en marcha por ley, con aprobación del Congreso. El presidente no tiene la capacidad de renunciar unilateralmente a esas sanciones.

Así que si los iraníes empezar a cumplir, haciendo el tipo de cosas de las que Obama habla —transparencia, los actos verificables—, en realidad el presidente no tiene la capacidad de ofrecer la zanahoria, si se puede llamar así, a los iraníes.

Así que ahora Obama va a quedar en una posición muy incómoda en la que puede fomentar este proceso, pero no está claro que él pueda conseguir —de hecho a todos nos preocupa— que Rouhani cumpla. Los iraníes, estoy muy seguro de esto, también se preguntan si Obama puede cumplir.

Obama tiene un poco de flexibilidad, pero es cierto: el Congreso aprobó leyes que, en efecto, atan las manos del presidente a un cierto grado. Pero en el límite del asunto, en donde ya está, ha facilitado algunas visitas para los atletas y algunos intercambios culturales. Pero, obviamente, son las sanciones financieras, las sanciones bancarias, las que van a requerir nueva legislación. Y sí, podría haber oposición en el Congreso.

Especialmente con este Congreso. Recuerden que tiene que pasar por la Cámara, de mayoría republicana.